Hemos vivido desde siempre en las verdes y puras costas de Nueva Zelanda. Comenzamos con productos lácteos bovinos tradicionales y, si bien amamos las vacas, entendemos que hay personas que no toleran la leche que ellas producen. Como ya éramos parte de esta industria, decidimos que queríamos hacer algo al respecto, por lo que comenzamos a investigar los beneficios de la leche de cabra e hicimos importantes descubrimientos.

En pocas palabras, aprendimos lo siguiente:

  • La leche de cabra es menos alergénica que la leche de vaca, por lo que es ideal para las personas que tienen alergias a la leche.

  • La leche de cabra es más fácil de digerir que la de vaca, por lo que resulta adecuada para cualquier persona que experimente molestias digestivas al consumir leche de vaca.

  • La leche de cabra contiene menos lactosa que la de vaca, lo que la hace ideal para personas intolerantes a la lactosa.

  • La leche de cabra es muy nutritiva porque contiene niveles naturalmente altos de vitaminas y minerales importantes en comparación con otras leches.

  • Las cabras necesitan menos espacio y menos alimento que otros animales; por ende, la ganadería caprina puede ser más ecológica.

  • ¡La leche de cabra sabe muy bien!

​​

Nos gustaba la idea de producir leche de manera sostenible y que fuera buena para el organismo, entonces aplicamos nuestros conocimientos sobre la producción de lácteos y comenzamos a trabajar junto con granjas locales de Nueva Zelanda para producir leche de cabra nutritiva, deliciosa, liviana y buena para el medioambiente.

Presentamos Good Goat Milk Company, hogar de la leche de cabra en polvo que producimos en lotes pequeños en nuestras propias granjas y en las de nuestros amigos para garantizar un sabor inigualable y una frescura superior.

Sin modificaciones genéticas, sin hormonas y sin antibióticos.

 

¿Qué esperas para probarla? ¡Esperamos que la disfrutes!

Nuestra historia

© 2020 by The Good Goat Milk Company.